TICKETS: espectáculo sensorial

Los hermanos Adrià nunca dejan de sorprender. Nos adentramos esta vez al que llaman su “parque de atracciones gastronómicas”, situado en la Avenida del Paral·lel de Barcelona, la calle por antonomasia del espectáculo, del teatro, de las varietés y del cabaret.  Como no podía ser de otra manera, el espectáculo gastronómico que estamos a punto de presenciar está en esa calle. Tickets es su nombre, un GastroBar de tapas, recientemente galardonado por estar en la lista de los mejores restaurantes del mundo, concretamente en el puesto 29.

captura-de-pantalla-2016-10-02-a-les-16-12-01
Restaurantes del grupo “elBarri”
tickets
Vista exterior de Tickets

Vamos a cenar dispuestos a que nos sorprendan y con ganas de vivir una experiencia única con la cocina tecno-emocional. Un local no muy grande, con todas las mesas y las barras llenas de gente. A la vista del cliente, cantidad de cocinas que a su vez decoran las paredes y el ambiente. Estamos rodeados de fogones. Entre tanto, unos personajes vestidos de domadores de animales de circo, con traje negro y botones rojos, nos deslumbran con la simpatía y atención con la que nos atienden: son los camareros. Te dan asiento y te explican el funcionamiento del restaurante. Tras servirte una bebida de entrante, el camarero te pregunta si deseas pedir los platos de la carta, o dejarte guiar por sus recomendaciones, en la que a partir de realizarte una serie de preguntas, el propio camarero diseña tu menú degustación. Naturalmente optamos por la sorpresa, como en el circo, que nunca sabes el número siguiente.

Dejo mi móvil sobre la mesa y me doy cuenta que no hay absolutamente nada. Ni mantel, ni platos, ni cubiertos. Es el nuevo concepto de bar de tapas, solo una copa de vino por comensal decora la mesa.

No pasan ni cinco minutos y los platos ya empiezan a desfilar. Con cada elaboración, los camareros nos sirven un plato distinto y los cubiertos adecuados para poder degustarlo. Debido a la complejidad, originalidad y exotismo de los platos, el camarero es el encargado de explicar de que se trata cada elaboración y la forma de cómo hay que comerlo.

Para no romper los tópicos nos traen como primer plato unas aceitunas, así, para picar. Como no, son unas aceitunas esferificadas, adobadas con aceite de oliva y varias especias. El camarero nos la sirve en un recipiente adecuado a la esfera y nos indica como colocar la cuchara para que ésta no se desmonte y pueda llegar bien a nuestra boca.

thumb_img_8225_1024
Aceituna esferificada adobada con aceite de oliva y especias

 

Tras estas, empieza a desfilar el séquito de platos, que conforme van avanzando, el grado de sorpresa va en aumento. Siguen el orden de un menú habitual: entrantes, pescados, mariscos y carnes. En total, un conjunto de 19 platos y 5 irresistibles postres.

Platos que con su presentación, textura y sabor te recuerdan a distintas culturas, cocinas, y países… e incluso te transmiten cierta melancolía. Tostada de boquerón marinado con sal de anchoa y chipirón con emulsión de piparra. A continuación, nos colocan encima de la mesa un mantel de cuadraditos rojos y blancos, el mantel de picnic de toda la vida. Sobre éste, el camarero dispone una pizza de Hierba Luisa con queso gorgonzola liofilizado, rallado en directo y colocado encima de la pizza. Con estos primeros entrantes nos empiezan a sorprender, el espectáculo circense gastronómico no ha hecho más que empezar.

Tras estos primeros entrantes, el camarero aparece con una cesta en la que en su interior nos presenta una serie de gofres de color verde, el llamado Gofre Aéreo. Es de albahaca, nos explica, y se come con las manos. En su interior, en medio de la suave y crujiente textura, aparecen camuflados unos piñones. Sabe espectacular.

thumb_img_8228_1024
Gofre aéreo de albahaca

Tras este gofre, nos presentan una atípica ensalada de tomate, la llaman Ensalada de Tomate con Ponzu de Tomate. Está presentada en un mini bol blanco donde visualizas un llamativo mix de colores: verde, rojo, amarillo y naranja.

thumb_img_8229_1024
Ensalada de Tomate con Ponze de tomate

Seguidamente, nos traen Nigiri crujiente de berenjena, mini airbags de queso manchego, paisaje nórdico con solomillo de vaca vieja curado y marinado y un foie gras “maison miteault” en escabeche. 

Después de estos excelentes entrantes, llega el turno de las ostras. ¡Qué ostras! Cotilleamos la carta de ostras y Tickets ofrece una selección especial llamada “la vuelta al mundo en 12 ostras”, condimentadas con todo tipo de especies, ingredientes y productos distintos, cada una con su propia personalidad. Como el propio nombre indica, todas son viajes a distintos lugares del planeta, con su característica y peculiar esencia. Nosotros probamos el viaje a Seúl, Ostras con Kimchi de Yuzu.

Tras la ostra, continua el maratón de platos. Todos emplatados con su particular y característico plato, bol, bandeja o recipiente, inspirados y diseñados en muchas ocasiones especialmente para esa elaboración. El pulpo crujiente, por ejemplo, viene acompañado con una bandeja de madera hueca. En su interior nos encontramos con una decoración que recuerda a un paisaje marino: piedras, arena y algas, recubiertas con un cristal que nos permite apreciarlas y encima del cristal, aparece el crujiente pulpo. Todo está pensado. Tras una serie de platos más, llega la hora del postre.

thumb_img_8252_1024
Pulpo crujiente

El camarero, nos indica que para degustarlos debemos cambiar de asiento. Nos hace desfilar hacia otra sala, aún más espectacular. Bastante oscura y con iluminación de colores, pero lo que más impacta es el techo. Fresas, flores blancas y bastones de caramelo flotan por el aire. Nosotros, justo debajo, nos sentamos en torno a una mesa blanca con pequeños y distintos agujeros en forma de mosaico, como si ésta fuese un mantel de los de antes. Encima de la mesa tenemos cada uno un jarrón vertical de cristal con una rosa en su interior. ¡Cómo huele! Encima de ésta, está el postre: un pequeño topo en forma de esfera y de color rojo. Se tiene que succionar. ¡Qué rico, sabe a rosa!

 

thumb_img_8294_1024
Sala de postres de Tickets
thumb_img_8259_1024
El postre “La rosa de Tickets”

A continuación, llegamos a la cima de la impresión. Tras la rosa empieza la degustación de postres y cócteles del Tickets. Una pizza dulce de mango y queso, el particular cheesecake de Tickets y los tapones de corcho, presentados en media botella de cristal verde e infiltrados con granos de café y con los tapones del vino que hemos bebido durante la cena. Originalidad e innovación en estado puro.

Por último ya, el espectáculo de humo. Un carrito llega hasta nuestra mesa, con un mortero, chocolate líquido y una aceitera. La encargada de pastelería prepara en nuestra presencia el postre, vierte en el mortero nitrógeno líquido y el humo empieza a volar para dejar paso a un sabroso postre de chocolate. Degustamos el chocolate con una tostada crujiente de pan.

thumb_img_8291_1024
Carrito para preparar en directo el postre del mortero

Y aquí terminan los fantásticos y magníficos platos del Tickets, y como no el espectáculo sensorial gastronómico circense o como quieran llamarlo, que siguiendo la moda actual, no podía finalizar sin el número final:  un coctel líquido de color rosa que desprende humo al que llaman Gin Tonic.

Bravo Ferràn, tienes razón. La cocina es MULTISENSORIAL.

 

Magalí Ortiz

FOTOGRAFÍAS: Magalí Ortiz y grupo elBarri

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s